IP-RACINE BUSCA DESARROLLAR E INTEGRAR TECNOLOGÍAS PARA QUE EL CINE DIGITAL PUEDA SER COMPETITIVO

Fuentes del audiovisual de la Unión Europea señalan que el
formato digital está en alza y que tiene la capacidad de cambiar el modo en que
producimos y disfrutamos las películas, ya sea de cine o de televisión. Las
cifras globales muestran que los filmes que no están hechos en rollos de película
de celuloide representan el 3% del mercado, comparado con sólo el 0,3% hace
tres años. También, los expertos predicen que el aumento será exponencial, y
que en 2012 alrededor de la mitad del mercado será digital.

Éste es el objetivo del proyecto IP-Racine, que pretende
desarrollar e integrar tecnologías y métodos de trabajo que permitirán a la
industria del cine digital establecer una cadena de producción más completa y
mejorar la competitividad de la industria europea del cine. Su objetivo general
es ofrecer una experiencia mejor a los espectadores y facilitar el uso de la
tecnología cinematográfica digital en otros medios.

«Queremos crear equipamiento interoperable en toda la
cadena, con metadatos compatibles y una reducción importante de los costes”,
afirma el profesor Benoit Michel, coordinador del proyecto IP-Racine. El
proyecto IP-Racine está trabajando con este fin contribuyendo a la fijación de
estándares, el desarrollo de guías de procedimientos y la creación de productos
de hardware y software.

Actualmente, este proyecto financiado con fondos
comunitarios está desarrollando una serie de campos, desde el manejo, el
almacenamiento y el procesamiento de datos hasta la tecnología de las cámaras,
la proyección e incluso la tecnología tridimensional (3D). IP-Racine ha
adaptado tecnologías existentes y también realiza trabajo experimental en
campos como el del sonido, donde Estados Unidos se encuentra por delante de
Europa en estos momentos.

El proyecto, de cuatro años de duración y que termina este
próximo mes de marzo de 2008, mejorará la funcionalidad de las cámaras,
conducirá a proyectores mejores y de menor coste, productos de estudio de cine
virtual, hardware y software para la postproducción de películas de cine, y un
mejor procesamiento de la imagen, los gráficos y el sonido. Los resultados de
todo el proyecto se mostrarán en el Foro Internacional del Film Digital (IDIFF)
en París (Francia).