EL DIRECTOR PREPARA «The Man With The Iron Fist», «Come Drink With Me» y el «remake» de «Faster Pussycat Kill Kill!», de Russ Meyer

Marco Müller, director del Festival -lo fue antes de Rotterdam y Locarno-, propuso el nombre del creador de «Reservoir Dogs» (1992), «Pulp Fiction» (1994) y «Kill Bill» al presidente de La Biennale di Venezia Board of Director’s, Paolo Baratta y el comité que lo constituye ha llegado a una decisión hoy. El nombramiento le llega al director de «Inglorious Basterds» en un momento amable de su desigual carrera, cuando este film logró ocho nominaciones a los Oscares, llevándose el del mejor actor de reparto el austríaco Christophe Waltz, pluscuamperfecto en su rol de cazajudíos coronel Hans Landa.

El film, en el que el director de «Jackie Brown» mataba nada menos que al Führer Adolf Hitler, le ha devuelto a la gracia del público y la taquilla despues de unos años en los que muchos ya le habían «enterrado» artísticamente. El film,marcó uno de los puntos álgidos del Festival Internacional de Cine de Cannes del pasado año y él, junto a Diane Krüger, Brad Pitt y Angelina Jolie decoraron la alfombra roja como ellos sólo saben hacerlo. Fue «le evenement», como los gabachos suelen decir pomposamente.

Con su estatus de estrella y un colectivo de apasionados fans, Quentin Tarantino es quizá un punto de referencia para muchos, siendo imitado por petimetres -Guy Ritchie, Matthew Vaughn y otros- para desgracia de los espectadores de todo el mundo y aclamado como un ídolo de rock. Su estilo personal e imitado, proviene de películas del pasado, el cine asiático, comics y filmes de artes marciales. Ha creado un género cinematográfico propio robando de aquí y allá y escribiendo diálogos balísticos que son pura dinamita. A él le deben haber reverdecido sus marchitas carreras Harvey Keitel, John Travolta, el fallecido David Carradine o la actriz del blaxploitation Pam Grier.

Ha sido también actor (a menudo lamentable) en «Abierto hasta el amanecer» (Robert Rodríguez, 1996, en la que era Richard Gekko, el hermano psicópata de George Clooney) o como Piringo en «Sukiyaki Western Django», de Miike Takashi, que compitió en la edición de 2008 de la Mostra de Venecia. Estuvo en «Planet Terror» (como el violador de carretera) y «Death Proof», la sesión doble que dirigió con su «compadre» Robert Rodriguez, y «Pulp Fiction». En teatro y en Nueva York fue el killer de «Sola en la oscuridad», junto a Marisa Tomei. Sus apariciones, en vez de generar esalofríos provocaban carcajadas en la platea. Peor, imposible.

En Italia, ha sido muy bien acogido este nombramiento desde que su padre, el músico Tony Tarantino es de orígen italiano. Y él siempre ha declarado su admiracion por el cine nacional. De hecho, «Inglorious Baterds» es un «remake» no oficial de «Quel maledetto treno blindato», de Enzo G. Castellari. En 2004 y 2007, siempre en Venecia, fue «padrino» de la Sección Los Reyes del Cine B Italiano y de la retrospectiva de «spaghetti westerns», en los que España y concretamente Almería, han jugado un rol tan importante.

De momento, Quentin Tarantino (Knoxville, Tennessee, 1963) prepara tres proyectos: «The Man With The Iron Fist», «Come Drink With Me» y el «remake» de «Faster Pussycat Kill Kill!», de Russ Meyer y sus «vixens» de enormes glándulas mamarias. Esta fue la película en la que Alex de la Iglesia se inspiró para crear el «look» de Rosie Perez en «Perdita Durango», aquella en la que un casi irrecnocible Javier Bardem fue Romeo Dolorosa.

La 67 edición del Festival Internacional de Cine de Venecia se celebrará del 1 al 11 de septiembre de 2010.