«MALDITOS BASTARDOS» SE PRESENTA EN CANNES ESTE MIÉRCOLES

Ha confesado que, tras cosechar la Palma de Oro en 1994 por «Pulp Fiction», su obsesión ha sido regresar al macrocertamen de la Riviera. Por ello, se ha tomado tan solo ocho meses para condensar, en un film de 141 minutos, las 165 páginas del guión de «Malditos bastardos» («Inglourious Basterds»). Mañana se proyecta para la prensa a las 8:30 de la mañana y al atardecer en la gala nocturna, plagada de estrellas. Y la víspera ha comentado: «Espero que va a ser el momento culminante de mi carrera». Tras el sonoro fracaso de hace dos años con la sesión doble de «Death Proof», Trantino espera arrasar en su tercera competición. «Cannes son las Olimpiadas del Cine», le ha dicho a Michael Fleming, «y menudo año para los autores, con cuatro ganadores de la Palma de Oro a competición». Y ha añadido, «Si has hecho una película de la que puedes estar orgulloso, por la cual vayas a ser definido…el sueño no tiene por que ser el Oscar. El Oscar es maravilloso, pero mi sueño de siempre es presentar mi cine en Cannes». «Nada compara semejante experiencia. Nadie ha visto tu pelicula, es una copia reciente y fresca, recién salida del laboratorio. La prensa que cuenta en todo el mundo está aqui, y todos los periodistas la ven juntos en una sola sesión. Y la ven los mejores críticos de cine del mundo, los que aún son verdaderamente críticos y no máquinas promocionales. Y ven tu película y la analizan. Cuando vuelves la vista atrás en tu carrera, sobresalen estos momentos. El grado de excitación no admite paralelismos». Ha admitido que ha necesitado altas dosis de disciplina para llegar a tiempo a Cannes. Ha utilizado el mismo tiempo -10 semanas- que para «Pulp Fiction», pero se trata de una película bélica de mayor tamaño. Y el filme que serà desvelado mañana, de dos horas y 27 minutos, es mucho màs breve de lo que habìa planeado. Tarantino ha preparado «Inglourious Basterds» durante años, concibiéndola primero como una miniserie pata TV y una novela, hasta dejarla reducida a la brutal historia de una brigada de crueles soldados lanzados a cazar nazis. Todos ellos liderados por Brad Pitt, la más grande estrella a la que Tarantino ha dirigido. «Brad es un actor al igual que cualquier otro. Pero no le he contratado por su dimensión sino porque es el actor perfecto para el personaje.
Si no hubiese sido tan famoso, le hubiera perseguido igual. Según los rumores, el actor que saldrá más beneficiado de esta experiencia es el presentador de television alemán Christopher Waltz, quién interpreta al coronel de la Schutzstaffel Hans Landa, el primer antagonista de los sangrientos «bastardos». Dice el director de él: «El personaje de Landa se concibe como un genio de las lenguas y necesitaba un actor que tuviera la misma facilidad, porque de lo contrario, el personaje hubiera desaparecido. Estuve a punto de eliminarlo, cuando cinco dias antes de comenzar el rodaje, aparecio Waltz. No queria comenzar la pelicula sin el perfecto Landa. Sin Waltz, es posible que ni la hubiera rodado. Cuando Christopher aparecio… me devolvió la película». «Inglourious Basterds», que en españa llevará el título de «Malditos bastardos», se proyecta mañana en la competición de la 62 edición del Festival Internacional de Cannes.