Una historia entre la ansiedad y la perversión, el thriller y la metaficción, en el escenario de un París que vive su propia ansiedad

«D’apres une histoire vraie» (Basada en una historia real) cuenta la historia de una escritora llamada Delphine (Seigner), como su autora, en sequía creativa tras haber alcanzado el éxito con su anterior libro dedicado a su madre. Mientras sufre por la llegada de mensajes anónimos que la acusan de haber aireado la historia íntima de su familia en público, entabla amistad con una misteriosa mujer, L (Green), que se convierte en su confidente inseparable, su cómplice, en una relación simbiótica que poco a poco se convierte en manipulación. la historia discurre entre la ansiedad y la perversión, el thriller y la metaficción, en el escenario de un París que vive su propia ansiedad.

Hace tres años que Polanski estrenó su último film, el muy teatral «La venus de las pieles», interpretado por Seigner. Estuvo primero preparando un nuevo y ambicioso proyecto, «D» sobre el «Caso Dreyfus», un proceso judicial impregnado de antisemitismo que sacudió a la opinión pública francesa a finales del siglo XIX, y que le llevó al país de sus padres, Polonia.

Desde 1962 no ha vuelto a rodar allí. Pero la preproducción se ha ido dilatando años, primero por la inquietud del cineasta ante el hecho de que el que fuera su país tiene un tratado de extradición con EE.UU., donde aún la justicia le reclama por la violación de una preadolescente en los años 70. Por suerte para él, los tribunales polacos rechazon enviar al cineasta al otro lado del océano, como ocurrió años atrás con la Justicia suiza, lo que iba a permitir filmar allí, pero el segundo problema que surgió vino de parte del por ahora desconocido astro de Hollywood que pensaba protagonizar la película, cuya agenda se complicó.

En consecuencia, Roman Polanski optó por dedicarse a «D’apres une histoire vraie», cuyo rodaje tendrá lugar en noviembre, y retomará «D» en la primavera del año próximo.