La obra se estrena en las Naves del Matadero de Madrid con el debut en las tablas de Najwa Nimri

Rubén Ochandiano ha trabajado junto a Carlos Dorrego en las labores de adaptación y dirección. Ambos, que ya colaboraron el verano pasado en su primer largometraje, «Cuento de verano» (pendiente de estreno), han apostado por Najwa Nimri para meterse en la piel del personaje protagonista. Conocida por su carrera musical y sus interpretaciones en la gran pantalla, la actriz debuta en las tablas con esta función.

El reparto «Antígona» se completa con David Kammenos, Berta Ojea, Toni Acosta, Sergio Mur, Nico Romero y el propio Rubén Ochandiano en el papel de Creón, un antagonista que ha sido definido con minuciosidad. Se suman al equipo del montaje Ramón Grau (pianista), Juan Gómez Cornejo (iluminación) y Berta Grasset e Iratxe Sanz (vestuario).

Jean Anouilh escribió su «Antígona» en 1942, pero Ochandiano la convierte en atemporal, desgarradora y replketa de ternura. Ochandiano opta por no hacer referencia a ningún espacio o tiempo concreto para crear esta historia que se desarrolla en una especie de carromato circense que le otorga un cierto aire freak e innovador. El resultado es un clásico reinventado en el que tienen cabida aspectos filosóficos, políticos y sociales.

«Nuestra «Antígona» comiewnza al término de una guerra civil que, accidentalmente, ha llevado a Creón al poder. Nos encontramos en un paísz lleno de deudas y liderado por un gobernante que , además de subir los impuestos ha establecido una serie de leyes absurdas e inhumanas, como