La directora irritada con E.L. James, la autora del best seller erótico por sus constantes intromisiones en la película

«Su relación con E.L. es absolutamente tóxica. Se desprecian y se culpan mutuamente de los problemas con la cinta» han dicho fuentes del entorno de la directora a The Sun, que asegura que la realizadora no repetirá en las siguientes películas, «50 sombras más oscuras» y «50 sombras liberadas».

La grieta principal entre ambas era en el tono sexual de la cinta, según relantan las fuentes: «Los mayores problemas se debían a las escenas de sexo. Erika L. James, la autora, quería que la película fuera fiel a los libros y mucho más explícita. Pero la cineasta quería que la historia fuera algo más que sadomasoquismo». El resultado final es ya conocido: una taquilla espectacular, la mejor en España desde el año 2012 y el debut más exitoso en recaudación de una directora. Todo a pesar de las críticas demoledoras publicadas por los medios de comunicación y por los propios espectadores de la adaptación.

E.L. James, quien seleccionó personalmente a los actores y a la directora de la película, tendrá que buscar ahora a quien sustituya a Taylor-Wood, con la ventaja de ofrecer dos películas que volverán a arrasar en taquilla (el deseo de la escritora es que sean mucho más eróticas) pero con el hándicap de que el director o directora que acepte lo hará sabiendo las intromisiones que a buen seguro habrá en su trabajo.