INCLUYE 112 PROYECCIONES Y UN CONCURSO DE GUIONES DOTADO CON 9.000 EUROS

En el festival hay presencia de 23 países diferentes que han
participado con unos filmes que han sido seleccionados atendiendo a «que
no se hayan estrenado en España y que hayan sido refrendados por las academias
de cine de sus respectivos países», en palabras del director de la
muestra, Eliseo de Pablos. Además, al igual que sucedió en la pasada edición se
homenajeará a un país, en esta ocasión, la República Checa se llevará los
honores con la proyección de algunos de las películas más reconocidas como la
ganadora de un Oscar en 1968, «Trenes rigurosamente vigilados” de Jiri Menzel.

El cineasta Claude Lelouch, director de películas como «Un
hombre, una mujer”, ganador de dos Oscars y de la Palma de Oro de Cannes en
1967, será el homenajeado en esta edición. Por este motivo, se proyectarán
siete de sus películas en las que se contará con su presencia. Este Festival es
«un paso más para que Segovia sea la capital de la cultura en 2016»,
según ha destacado el alcalde de la ciudad, Pedro Arahuetes.

CINE ERÓTICO

La muestra cuenta este año con nuevas secciones como Rodadas
en Segovia, que proyectará algunas cintas que fueron rodadas en la ciudad como
«El coloso de Rodas” de Sergio Leone, «El maestro de Esgrima” de Pedro Olea, y
«La aldea maldita” de Florián Rey. Asimismo, la sección Documental, que
«cierra el círculo del cine comercial», contará con el estreno
europeo, de «Latautonomy” de Michael Vetter.

El certamen cuenta también con la sección «La mirada
necesaria”, que «busca acercar a los jóvenes al cine europeo», según dice
De Pablos, quién aclara que este área reune a profesores y expertos en torno al
séptimo arte para que «aprendan a valorar y comprender este género».
Para Borau, convencido que «cada vez se ve menos cine europeo», esta
iniciativa resulta «fundamental».

El cine erótico también tiene su hueco en el festival, que
en esta edición pondrá el acento sobre la obra de Tinto Brass, «uno de los
cineastas más célebres de este género», asegura De Pablos, que estará
presente en la Muestra. El último trabajo de Brass, «Monamour”, se proyectará
en la sección dedicada a este ámbito, dónde además se pueden ver otras cintas
como «Los ángeles exterminadores” de Jean-Claude Brisseau y «Opium” de Janos
Szasz.

GUIONES

«El guión es la madre del cordero», asegura Borau
al explicar que «lo fundamental de toda película es su historia», que
es lo que «actualmente falta en el celuloide». El ex-presidente de la
Academia de Cine insiste en la idea de que «hay que premiar el
talento», por lo que un concurso como éste es «tan adecuado» que
él mismo está pensando en presentarse el próximo año. De Pablos destaca que se
han presentado «más de cien guiones en esta edición y todos tienen
bastante calidad». El director del festival comentó que «el guión
ganador del pasado año está en previsión de convertirse en película ya que
gustó muchísimo».