SARA BARAS DEBUTARÁ COMO ACTRIZ DE LARGOMETRAJES INTERPRETANDO A LA MÍTICA BAILAORA

«Carmen Amaya» será un retrato ficticio, aunque basado en la obra de la bailaora gitana barcelonesa, escrito por Juan Carlos Sánchez y Enric Ros, que seguirá sus pasos por escenarios de París, Londres y Los Angeles, además de los españoles. Considerada una revolucionaria del flamenco, Amaya llegó a actuar en la Casa Blanca y triunfó en todo el continente americano en los años 30 y 40.

Como es sabido, Carmen Amaya (Barcelona, 1917) fue uno de los íconos del baile flamenco. Revolucionó el baile que se hacía en ese momento. También cantaba, pero sus dotes de bailaora acabaron eclipsando su faceta como cantaora. No aprendió a bailar en ninguna academia, sino que aprendió de su entorno cercano. Su escuela fue la calle, en la que cantaba y bailaba para ganar algo de dinero. De la calle pasó a los teatros y de allí a los grandes escenarios de Madrid, en una ascensión meteórica, con un estilo y unas maneras nunca vistos.

Desde pequeña se le puso el mote de La Capitana, cuando se inició en el flamenco acompañando a su padre, debutando con sólo seis años ante el público en el restaurante de Barcelona Les Set Portes y poco tardó en dar un gran salto para actuar en París con gran éxito, en el Teatro Palace. Bailó desde muy joven con figuras ya muy populares y reconocidas como Raquel Meller o Carlos Montoya.