BILL CONDON PRESENTARÁ AL FAMOSO DETECTIVE RETIRADO EN UNA GRANJA DEDICADO A LA CRÍA DE ABEJAS

Magneto, Gandalf… y ahora también Sherlock Holmes. Sir Ian McKellen sumará al célebre detective en su lista de míticos personajes gracias a «Un sencillo truco mental», la nueva película de Bill Condon. Sherlock Holmes está de moda. Pero lejos de las últimas adaptaciones para la gran y la pequeña pantalla, protagonizadas por Robert Downey Jr. y Benedict Cumberbatch, respectivamente, la nueva película sobre el personaje de Arthur Conan Doyle estará centrada en los últimos años del famoso detective. McKellen encarnará aun ajado Sherlock Holmes que lleva ya varios años retirado y al que persigue la sombra de un antiguo caso sin resolver.
La cinta dirigida por Bill Condon («El quinto poder», «La saga Crepúsculo: Amanecer»), estará basada en el libro «A Slight Trick of the Mind» («Un sencillo truco mental») publicada en 2005 por Mitch Cullin que presentará a un Holmes que vive retirado criando abejas en una tranquila granja de Sussex. Comparte sus días con su ama de llaves, a la que dará vida Laura Linney (que ya trabajó con Condon en «Kinsey») y su joven hijo Roger, que acabará siendo el protegido y alumno aventajado del viejo Holmes.

«Estaba obsesionado con Sherlock Holmes cuando era niña. ¿Sabes cómo algunas personas estaban obsesionadas por Dragones y Mazmorras? Pues yo estaba así por Sherlock Holmes. Me encantó la atmósfera de los cuentos. Me encantó la intriga, su personalidad. Bill no tenía ni idea», afirma entusiasmada Laura Linney en declaraciones a Entertainment Weekly.

El rodaje comenzará en julio en Londres y Sussex y la historia nos prsenta a Holmes a los 91 años, ya retirado y con sus facultades mentales mermadas, como también a los 63 años, cuando estaba trabajando en su último caso. «Se trata de revelar el gran misterio sobre quién es Sherlock Holmes, pero también es una película hermosa, delicada de lo que sucede a medida que envejece» dice Condon.

La película también supone el reencuentro de McKellen y Condon, que trabajaron juntos en «Dioses y monstruos» en 1998 y han estado tratando de encontrar otro proyecto juntos desde entonces.

«Nunca hubo nada cerca, y luego leí esto y me pareció como si un mito estuviera interpretando a otro mito», apunta Condon que se confiesa ansioso por vez como Linney y McKellen combinan sus «talentos, habilidades e inteligencia».