El certamen catalán finaliza superando las 60.000 entradas vendidas

Sitges ha cerrado hoy su 46a edición con la gala que ha incluido la proyección de la película «The Sacrament», de Ti West. En el acto de clausura, Àngel Sala, director del Festival, ha defendido la importancia del cine y de la cultura catalanas, y ha afirmado que la cultura «nos evita la barbárie». El director nipón Takashi Miike ha recibido el Gran Premio Honorífico de Sitges y en su dicurso de agradecimiento ha afirmado que es el mejor «que nunca ha recibido». La entrega de premios ha sido presentada por los actores Guillem Albà y Melina Matthews y dirigida por Pau Escribano y Guillem Albà sobre el guión de Pau Escribano, con la producción técnica de Oriol Ibáñez. Además, el espectáculo ha contado con colaboraciones de actores del programa humorístico «Polònia» de Televisió de Cataluña, así como de la serie «La Riera» del mismo canal, y miembros del grupo teatral y escénico Mamzelles, entre otros.
La edición de este año ha estado marcada por la alta participación del público. A falta de conocerse las cifras del sábado y el domingo, se calcula que el certamen podría finalizar sobrepasando las 60.000 entradas vendidas. Estas cifras son especialmente importantes para el Festival, teniendo en cuenta que este año el certamen se ha reducido un día, y que no ha coincidido con ningún festivo entre semana como había pasado en anteriores ediciones. Además, también han aumentado las sesiones gratuitas en la Sala Tramuntana, el Sitges a la Fresca, así como las proyecciones de series del Sitges View.
Hoy también ha sido el día de la proyección sorpresa de esta edición, en la que el Festival ha querido rendir homenaje al 30 aniversario del estreno de la mítica película de ciencia ficción «Star Wars episodio VI: El retorno del Jedi», con la producción executiva de George Lucas. La sesión ha contado con la presencia de soldados imperiales, además de otros personajes de la película, que han despertado las aclamaciones del público adepto a la saga.
Takashi Miike, otro de los nombres propios de Sitges, se ha dirigido a la prensa para agradecer el homenaje que le rinde el Festival, y ha hablado de sus proyectos de futuro, entre los que se encuentran una producción infantil «sin voluntad educativa, sino vista desde la perspectiva de un niño” y una posible película producida en Hollywood pero que le gustaría rodar en Japón con su equipo técnico. Con respecto a este proyecto, Miike ha asegurado que posiblemente será una película idónea para Sitges.
Con la gala de clausura finalizan los actos institucionales de Sitges 2013. Pero el Festival no ha llegado todavía a su fin, y mañana tendrán lugar las sesiones de Maratón, que aglutinarán los títulos más destacados de esta edición, llegando a extenderse durante más de 9 horas en algunos casos con la inclusión de 5 títulos.