«Trabajaremos juntos en una película internacional que se rodará en China», ha dicho el llamado durante años «rey Midas de Hollywood»

Steven Spielberg y Zhang Yimou estuvieron muy próximos a colaborar hace algo más de cinco años, cuando las autoridades comunistas quisieron contratarle como «asesor» para ayudar a Yimou en las ceremonias de apertura y clausura de los Juegos Olímpicos de Beijing.
Pese a la inicial aceptación del tres veces ganador del Oscar, unos meses antes, decidió renunciar publicamente después de que algunas ONGs acusaran a China y sus intereses económicos en Africa de estar detrás de las matanzas de Darfur. Spielberg ha agregado que desde que rodó en Shanghai escenas para su film «El imperio del sol» ha sentido el deseo de volver a trabajar en el país, ya sea en una temática histórica o contemporánea.
Zhang Yimou, que empezó siendo un director «contestatario», sobre todo respecto de la época de la «Revolución Cultural», se ha afianzado como cineasta «oficialista» y se ha implicado en varios proyectos audiovisuales relacionados con el poder supuestamente comunista. Entre sus varios proyectos, dice Variety, estaría una versión de «El jorobado de Notre Dame», de Victor Hugo, en formato musical, para la Warner Bros y en su propio país acaban de autorizarle a adaptar la novela «El criminal Lu Yanshi», de Yan Geling, el mismo autor de «Las flores de la guerra» (2011), su última realización, que fue protagonizada por el británico Christian Bale.
Spielberg, que no detalló en la entrevista con el diario oficial chino, realizada por teléfono, si sería el productor de ese deseado proyecto con Yimou o lo codirigirían, no tiene en este momento ningún film como realizador completamente cerrado. No hace mucho se desmarcó de «Gods and Kings», otra cinta como «Exodus», que rodará pronto Ridley Scott en Almería, España, con el bíblico Moisés como protagonista, y oficialmente sólo está implicado en varias futuras cintas como productor.