Un viaje de emociones que mira a Shakespeare en el Teatro de la Abadía de Madrid

Andrés Lima parte de la célebre «Sueño de una noche de verano'» una de las piezas más conocidas y representadas de Shakespeare, para crear un montaje en el que el original se funde con un recuerdo muy personal: el fallecimiento de su padre. Eros y thánatos se entremezclan en un mundo de contrastes en el que tienen cabida la delicadeza y el instinto animal, las pasiones y la razón, el universo onírico y la realidad, lo etéreo y lo terrenal.

«Sueño» muestra una historia divertida y cruel a la vez, un viaje de emociones que va tomando forma a través del ejercicio malabarístico de unos intérpretes expuestos al riesgo. «Sueño» es la historia de un hombre que, conforme se acerca a la muerte, va teniendo más y más deseos de vivir y de amar. Con la muerte acechándole, el viejo bebe, y la bebida le ayuda a conectar con el pasado –en verso– y a rejuvenecer recordando los amores que se quedaron en el camino. Pero entonces, cuando la bebida deja de tener efecto, el viejo regresa a una realidad que cada vez le pasa mayor factura.

El elenco lo integran Chema Adeva, Laura Galán, Nathalie Poza, Ainhoa Santamaría y María Vázquez. Todos ellos se meten en la piel de diversos personajes para crear un espectáculo que ha sido definido como una «comedia muy trágica de seis amores y una muerte». La escenografía y el vestuario han sido diseñados por Beatriz San Juan, la iluminación lleva el sello de Valentín Álvarez, la música original ha sido compuesta por Jaume Manresa, el diseño de sonido es obra de Enrique Mingo y la producción corre a cargo de Joseba Gil.

Los protagonistas de este espectáculo transgénero (las actrices interpretan hombres sin transformaciones físicas ni caracterización) aman, ríen, lloran, bailan, beben, se divierten… Y todo lo hacen de una forma apasionada. En esta vida hay que tener –repite una y otra vez el director– sentido del humor, en los buenos y en los malos momentos. Sueño es una comedia que, en el fondo, esconde una tragedia, y en esa contradicción, que no es más que la tragedia de no ser amado, surgen una serie de personajes inspirados en la vida de Lima y en algunas de las tramas más conocidas de las comedias de Shakespeare.

Precisamente, la muerte es uno de los temas más rescatados por la comedia. Esa combinación difícil de dolor y comedia se mezcla en esta comedia trágica que conecta directamente con la reflexión de los límites del humor, los códigos éticos y el peligro de la regulación y la censura. Para Lima, el humor no debe tener otros límites que los personales a través del sentido común.

«Sueño» es la búsqueda de un equilibrio entre ficción y realidad. El espectáculo interpela al público continuamente con la esperanza de que este sueñe el mismo sueño. Un sueño que, en este caso, equivale a deseo. La función permanecerá en la Sala San Juan de la Cruz del Teatro de La Abadía de Madrid hasta el 18 de junio.