La historia de un mafioso que llegó a matar a más de 50 personas, que se convirtió en confidente del FBI

Tras el asesinato de su familia, Scarpa, conocido como «The Grim Reaper» (La parca), se convirtió en informante del FBI durante 30 años. Murió en el año 1994 en una prisión de Minnesota a causa del sida que había contraído años antes. Uno de los casos más conocidos en los que trabajó Gregory Scarpa fue en el secuestro y la tortura de Lawrence Byrd, miembro del Ku Klux Klan, para averiguar dónde se encontraban unos defensores de los derechos civiles que habían desaparecido. Este secuestro era conocido por el FBI, quien incluso le otorgó un arma y le financió para llevarlo a cabo.

«Sly» ya había hecho de mafioso «clásico» en la comedia de John Landis «Oscar» (1991), junto a Ornella Muti y Don Ameche, que no funcionó especialmente bien.

Silvester Stallone no para. El actor de 68 años de edad tiene pendiente de estreno para este verano la tercera parte de «Los Mercenarios», donde vuelve a dar vida a Barney Ross, acompañado de los mejores actores de acción de décadas pasadas, como viene siendo habitual en la saga. En octubre llegará a los cines «Reach Me», escrita y dirigida por John Herzfeld («15 minutos»), un drama donde un grupo de personas están conectadas debido a un libro de autoayuda. Además, Stallone volverá a ponerse en la piel de Rocky Balboa con la película «Creed», que se centrará en los pasos del nieto de Apollo Creed y donde Balboa ejercerá de mentor.

Si dejamos a un lado «Los Mercenarios», Stallone no ha tenido mucha suerte en cuanto a la taquilla con sus últimos films. Si bien es cierto que en «Plan de escape», donde debe escapar de la cárcel junto a Schwarzenegger, la taquilla norteamericana no acompañó, en el plano internacional si tuvo buena aceptación. No ocurrió lo mismo con «La gran revancha»), donde compartía cartel con Robert De Niro y que fue un fracaso en taquilla, al recaudar cerca de 45 millones cuando costó 40, ni antes con «Bullet to the Head» (2013).