El Teatro Muñoz Seca de Madrid cierra su trilogía sobre la autora británica con un thriller lleno de giros inesperados

Galiana está acompañado en escena por Paca Gabaldón, Lara Dibildos, Luis Fernando Alvés, Iker Lastra, Voro Tarazona, Oscar Zautúa, Mónica Soria, Jorge San José y Oscar Olmeda. Según el veterano actor, que confiesa su admiración por esta obra en especial de toda la producción de la novelista inglesa, la pieza «lleva el amor a uno de esos momentos álgidos que pueden ocurrir raras veces en la historia». Y es que, independientemente de la trama que conlleva la novela y la obra teatral, la fuerza de «Testigo de cargo» reside en una historia de amor «potente» y que «sólo aparecerá en un momento». Por su parte, la actriz Paca Gabaldón, que acumula una exitosa carrera en el cine con películas como «La Comunidad», de Alex de la Iglesia, reconoce que «es un reto tremendo para una actriz que se precia, emular a una leyenda como Marlene Dietrich».
La obra de Agatha Christie comienza con el asesinato de Miss Emily French, una viuda rica. Alguien entró en su casa, aprovechando el día libre de su criada, y le propinó un golpe que le causó la muerte. El acusado del crimen es Leonard Vole, un joven de buen aspecto, amigo de la víctima, pese a su gran diferencia de edad. Un reputado abogado, Sir Wilfrid Robarts, acepta su defensa y se encuentra con el caso más difícil de su carrera. Todo acusa a Vole, y las pruebas parecen irrefutables. En un juicio duro declararán policías, médicos forenses, allegados a la víctima, etc… En él se desvelará que la clave del suceso está en las manos de la mujer del acusado, Romaine, una alemana de personalidad enigmática y gran inteligencia. Ella se convertirá en el testigo de cargo.
«Testigo de cargo» no se publicó en Reino Unido, sino que vio la luz por primera vez en 1948 en Estados Unidos bajo el nombre de «Testigo de cargo y otras historias» («The Witness for the Prosecution and Other Stories») editado por Dodd, Mead and Company. Posteriormente la propia Agatha Christie convirtió este breve relato en una obra de teatro que obtuvo gran éxito en Londres y Broadway.
En 1957 Billy Wilder dirigió y adaptó la obra al cine con Marlene Dietrich, Tyrone Power y Charles Laughton como intérpretes. El filme logró seis nominaciones a los Oscar: a la mejor película, al mejor director, al mejor actor principal (Charles Laughton), a la mejor actriz de reparto (Elsa Lanchester), al mejor sonido, y al mejor montaje.
Agatha Christie, con su depurado estilo, ofrece un thriller lleno de fuerza y profundo interés humano con giros inesperados a cada paso del relato. Con esta producción (en cartel hasta el 6 de enero), Iniciativas Teatrales cierra la trilogía dedicada a Agatha Christie después de llevar a escena «Diez Negritos» y «La Ratonera». Esta última sigue representándose en estos momentos en el Teatro Reina Victoria de Madrid, en su cuarta temporada ininterrumpida.