El público agota las entradas para defender la libertad de expresión

La respuesta ha sido tan mayoritaria que en una de las salas de Los Ángeles se han presentado por sorpresa Seth Rogen, co-protagonista de la comedia junto a James Franco, y el co-director Evan Goldberg para agradecer a sus fans su apoyo al acudir al estreno.

Sony Pictures se retractaba así de su decisión inicial de cancelar el estreno de la película tras haberse convertido en el blanco del ciberataque más destructivo de la historia en una empresa estadounidense. Estados Unidos culpó de los ataques a los hacker de Corea del Norte y las cadenas de exhibición estadounidenses se negaron a presentar la película después de las amenazas de ataques a los teatros y a los espectadores manifestadas por los hackers. Afortunadamente se impuso el sentido común y los gerentes de salas de cine y el público consideraron que no tenían nada que temer.

Nick Doiron, un ingeniero de 25 años de edad, de barrio de Queens en Nueva York, dijo que había estado planeando ver la película online, pero finalmente decidió verla en un cine del barrio de Greenwich Village. «La controversia en sí era ridícula», interesado en las noticias de Corea del Norte, confiesa haber estado siguiendo la historia de cerca. «Quiero ser parte del mensaje que demuestra que así termina la censura».

La película está disponible online en los Estados Unidos en Google Play y YouTube y para los clientes de Xbox de Microsoft, así como en la propia web de Sony (www.seetheinterview.com). Se puede ver también en Canadá en el sitio de Sony, informa Reuters.

Los departamentos de Policía de distintas ciudades como Nueva York planeaban tener oficiales fuera de la sala, al igual que el FBI, aunque no ha trascendido los detalles sobre el plan de seguridad. «Hace una semana pensaba que esto no iba a suceder. ¡Que repique la libertad. Nadie va a decirnos lo que podemos o no podemos ver», ha dicho el responsable de un cine neoyorquino entre aplausos cuando se dirigió al primer pase del día.

Sony decidió estrenar la película después de que el presidente estadounidense Barack Obama, así como líderes de Hollywood como George Clooney, y republicanos y demócratas en Washington, expresaran su preocupación de que Hollywood estaba sentando un precedente de autocensura.

Muchas de las proyecciones de este jueves agotaron las entradas 24 horas antes debido a la polémica suscitada sobre la película al haberse convertido en noticia de primera plana en todo el mundo. «Esta es una película que probablemente no hubiera visto, pero debido a la controversia pensé que iba a salir esta noche para defender la libertad de expresión», ha dicho un espectador en Los Ángeles a preguntas de los medios de comunicación.

Aquellos que ya han tenido la oportundidad del ver el filme, lo calificaron como una gran película, muy divertida. «Es una farsa del más alto nivel» ha dicho otro de los asistentes a las primeras proyecciones del jueves mientras salía de la sala en Los Ángeles. «Equivale a algo así como «Aterriza como puedas» o «Hot Shots!». Quiero decir que es divertido pero definitivamente nada que pudiera derrocar al poder».