La cinta estaría basada en un guión escrito hace más de 30 años por Howard Koch, uno de los tres guionistas que ganaron el Oscar por aquel libreto

Todo parte del empeño de Cass Warner, un productora cuyo abuelo fue el co-fundador de Warner Bros. (Harry Warner) y cuyo tío participó en la producción de la película original. Ella lleva años intentando convencer al estudio para sacar adelante la secuela.
Curiosamente si el guión de «Casablanca se iba escribiendo mientras se rodaba, éste recién aparecido lleva 30 años escrito. Cass Warner encontró por casualidad en la casa del guionista en Woodstock entre viejos papeles y recuerdos abandonados, lleva por título «Return to Casablanca» («Retorno a Casablanca»). La historia nos muestra a Ilsa y a su esposo Victor Laszlo, personaje al que daba vida Paul Henreid, intentando localizar a Rick después de que él y el Capitán Louis Renault (Claude Rains) se unieran a la resistencia para luchar contra las fuerzas de Rommel en el norte de África.
Según el guión de Howard Koch -un escritor que estuvo en la lista negra de Hollywood por su trabajo presuntamente prosoviético en la cinta «Misión en Moscú»- después de dejar Casablanca rumbo a Estados Unidos, Ilsa se da cuenta de que esta embarazada y da a luz a un niño que se cría en tierras estadounidenses. Pero Ilsa confiesa a Laszlo que el hijo no es suyo, sino de Rick, algo que su esposo acepta con resignación y decide tratar al pequeño como si fuera hijo suyo.
Cuando el niño, llamado Richard, crece se convierte en un apuesto joven con pose de tipo duro y un gran corazón que recuerda a su padre. Será entonces cuando se entere de toda la verdad y sienta enormes deseos de conocer a su padre, o al menos de saber más de él ya que sus heroicas acciones al frente de la resistencia convirtieron a Rick en una leyenda en Casablanca.
Según la concebió Koch, que falleció en 1995, la acción central de la película tendría lugar en 1961, cuando el veinteañero Richard llega a Casablanca tras la muerte de su madre y Laszlo para saber más de su verdadero padre. Una historia que Cass Warner ha intentado sacar adelante en varias ocasiones, hasta ahora sin éxito.
Este no es el primer intento por retomar el mítico universo de «Casablanca». Tras el tremendo éxito de crítica (ganó tres Oscar: Mejor Película, Mejor director y Mejor guión) y público, Warner anunció una secuela titulada «Brazzaville», que iba a estar centrada en los pasos de Rick y Renault en su lucha contra las fuerzas nazis. Pero este comienzo de esa «gran amistad», no llegó a iniciar siquiera su rodaje.
«Casablanca» sí llegó a resucitar unos pocos años después, pero en la pequeña pantalla. Fue en 1955 con Charles McGraw tomando el testigo de Bogart en una serie de televisión que no tuvo buena acogida por el público y fue cancelada a los siete meses. En 1983 hubo otra intentona, también en televisión, con otra serie protagonizada por David Soul. El resultado fue muy parecido que el de décadas después: fiasco total y cierre tras los tres primeros capítulos.
Ahora, aunque el proyecto sigue todavía en el aire, hay quien ya se atreve a apuntar un posible protagonista para tomar el legado de Humphrey Bogart. La escritora y productora Aljean Harmetz señala que la historia alumbrada con Konch para continuar con la trama de Casablanca resuelve «el gran problema» que tenían los anteriores intentos: la imposibilidad total de encontrar actores que puedan interpretar personajes ya eternamente ligados a los rostros de Humphrey Bogart e Ingrid Bergman. Y se aventura con un nombre: «En realidad no hay muchos actores sólidos de unos ventitantos años de edad. Ciertamente, no podría hacerlo Robert Pattinson, aunque tal vez ese tipo que está apareciendo ahora por todas partes, Joseph Gordon-Levitt».
No está tan entusiasmado con la idea Stephen Bogart, el hijo Humphrey y Lauren Bacall. «Hay ciertas películas como «Lo que el viento se llevó», «El mago de Oz» y por supuesto «Casablanca» que necesitan preservarse tan perfectas e impecables como son», sentencia.