La compañía Ditirámbak vuelve por séptimo año consecutivo, de la mano de Chueca, con «Agua, azucarillos y aguardiente», un clásico del género chico

Queriendo sobreponerse a la crisis, esta compañía madrileña lleva varios años, intentado reducir el elevado coste tanto de producción, como el de de la entrada a un espectáculo lírico, proponiendo versiones de mediano formato de grandes clásicos de la zarzuela, pero respetando al máximo los textos y partituras originales, así como la interpretación actoral y musical.
En esta ocasión, con «Agua, azucarillos y aguardiente”, y a través de la música de Federico Chueca («El Bateo», «La gran vía», «La alegría de la huerta») que incluye números tan conocidos como «Andando vamos pronto a la verbena” o «Los barquilleros” y un desternillante libreto de Miguel Ramos Carrión («Los sobrinos del Capitán Grant», «La bruja», «El chaleco blanco») ambientado en su mayoría en el muy castizo paseo de Recoletos, se nos muestra a través de diferentes cuadros y situaciones, desde la más alta a la más baja, todas las clases y personajes (Barquilleros, aguadoras, niños de papá, Manolos, guindillas, chulapos y chulapas…) del Madrid de finales del XIX.
El reparto femenino está encabezado por Marisol Herrero y Pilar Rodríguez interpretando a las aguadoras Pepa y Manuela, y por María Jesús Sevilla y Ester Gastaldi, madre e hija respectivamente, como Asia y Simona. El elenco masculino cuenta con Oscar Cabañas como Lorenzo, Pedro de los Ríos como Serafín y se completa con Edgar Sánchez Millán en el rol del avaro Don Aquilino.
Tanto la dirección como la ejecución musical corren a cargo de la maestra Celia Laguna.La obra estará en cartel todos los miércoles a las 19 horas y a precios populares en el Teatro Victoria (C/ Pez 17. Madrid).