El actor interpreta al padre de la unidad italiana

«La reflexión de Martone – declara el actor – es seguramente incómoda sobre los gloriosos anuncios de unidad nacional. Mi visión de Mazzini y el país revelado en la película no son los descritos en los libros escolares, no tienen nada que ver con la oleografía del Resurgimiento. Mazzini no es un santo, ni un Superman de la ideología o del amor patrio: es simplemente un revolucionario que prepara a jóvenes carbonarios, los conspiradores de la época, a rebelarse con la violencia. Y que termina vencido, borrado por la estandarización de la historia».
Un personaje crucial en una Italia camino hacia el cambio, «pero que históricamente permanece uno de los primeros, menos escuchados hombres políticos”, dice Servillo. Una advertencia sobre el presente que nos viene del pasado: «porque el Resurgimiento, insurrección moral y civil en el centro del Ochocientos, es en Noi credevamo un filtro para comprender la Italia de hoy, misión quizás fracasada de la unidad de una Italia futura.
Entre los otros intérpretes de la cinta figuran Luigi Lo Cascio, Valerio Binasco, Francesca Inaudi y Luca Barbareschi. Después de «Noi credevamo», Servillo se transfirió sobre el plató de «Gorbaciof, il cassiere col vizio del gioco», de Stefano Incerti, producido por Teatri Uniti, Devon cinematografica y The Bottom Line, y que será distribuido por Lucky Red. En Francia, el actor ha participado en la película de Nicole Garcia «Un balcon sur la mère», ambientada en el mundo de las grandes sociedades inmobiliarias de la Costa Azul.