LOS PILOTOS ESTARÁN AHORA AL FRENTE DE LOS ORDENADORES QUE DIRIGEN LOS VUELOS NO TRIPULADOS Y NO EN LAS CABINAS DE LOS AVIONES

Scott, que estos días estrena en Estados Unidos su más reciente filme, «Imparable», un thriller de acción protagonizado por Chris Pine, Rosario Dawson y su actor fetiche, Denzel Washington, ha confirmado la secuela de Top Gun, que no será «ni un remake ni un reinicio, sino una película totalmente nueva».
El enfoque será muy distinto de la cinta que estrenó en 1986. Ahora ya no habrá aguerridos y temerarios pilotos, sino de genios informáticos que pilotan sus aviones no tripulados desde un ordenador. «Si nosotros vamos a la guerra o fuimos a Oriente Medio o al Lejano Oriente o donde sea, estos chicos pueden volar aviones no tripulados. Los manejan y luego se van de fiesta toda la noche. Pilotan estos aviones como si fueran simples juegos de guerra, pero son de verdad», dice Scott.
Según confiesa el director, la idea se le ocurrió en un avión de vuelta de Las Vegas. En el vuelo coincidió con un joven que tenía una resaca terrible y al preguntarle a qué se dedicaba quedó fascinado cuando le contestó que trabajabapara la Fuerza Aérea. «Aquel mundo me fascinó, porque es muy diferente de lo que era originalmente», desvela.
Estrenada hace casi un cuarto de siglo, «Top Gun» fue un enorme éxito con más de 350 millones de dólares de recaudación. Todo un hito en la época que además supuso el primer gran éxito comercial de Tony Scott y la consagración de Tom Cruise tras su irrupción con cintas como «Risky Business» o «Legend».