UNA PRODUCCIÓN ITALIANA COMPROMETIDA CON LA REALIDAD

«Quisimos hacer un documental sobre el equipo de All Reds, que se entrena en el ex Cinódromo de Roma”, explica Gasparini, que con casi 50 años ha vuelto a jugar al rugby en el equipo del centro social Acrobax», comenzaron recordando Luca Gasparini y Alberto Masi. «Pero luego sucedió algo: dos jóvenes murieron, uno trabajando como mensajero en moto, el otro acuchillado por un joven fascista. El filme, creado como una narración individual, terminó interceptando los temas del debate político».
La película se ha proyectado en el día oportuno, pues poco antes Nanni Moretti invitó a todos los participantes en el Festival a sumarse a una manifestición que pasó ante la sede del certamen y que recordaba una tragedia ocuurida hace justo un año en la fábrica turinesa Thyssen, donde murieron siete obreros.
Realizado con un presupuesto de 25.000 euros, «Uso improprio» está producida por Vivo Film, que también ha acudido al certamen italiano con «Armando e la politica», de Chiara Malta, y con un proyecto:»Le quattro volte», de Michelangelo Frammartino, que compite por los Production Awards del TorinoFilmLab.
El rodaje de este último proyecto comenzará en febrero del año que viene: «Se trata de una coproducción entre Italia, Alemania y Suiza que ya obtuvo el apoyo de Eurimages y del Medienboard Berlin-Brandenburg”, ha comentado la responsable del desarrollo de los proyectos de la compañía, Francesca Zanza. Ésta última comunicó también la puesta en obra de un nuevo filme de Daniele Vicari, producido junto a Minollo Film:”Sera un blue-ray interactivo compuesto por «Edo» (una película de largometraje que tendrá existencia autónoma también en el cine) y por ocho cortos sobre el tema del G-8 de Génova desde las perspectivas de quienes participaron realmente en él: periodistas, fuerzas del orden y manifestantes tanto italianos como extranjeros”.