Philip Seymour Hoffan es el derribado Loman y la joven estrella Andrew Garfield su furioso hijo Biff

Sin estrenar y nada más que en las primeras seis producciones de prueba este nuevo montaje de «Muerte de un viajante» logró ingresar 613.569 dólares, mucho más que la de Dehenn y otra anterior, con Dustin Hoffman, allá por 1984.

Una vez estrenada, sólo en su primera semana, este nuevo viajante venció incluso a «El caballo de la guerra», que el pasado año ganó el Tony a la mejor producción tearal e ingresó un total de 926.111 dólares en sus totales ocho semanas en cartel.Se estima que las seis semanas en que Loman estará sobre el escenario se multiplicará por un 84% sobre la primera cifra del estreno previo. En 1999, la producción de Dehenny ganó 400.000 dólares y duró nueve meses en cartel con un ingreso total de 488.284 dólares y eso que todo aumentó al ganar el Tony como mejor revival del año. Sin embargo, la versión de Hoffman apenas alcanzó los 250.000 dólares.

La de Hoffman (Philip Seymour) batirá récords sin precedentes, pese a que las críticas no serán impresas hasta la mitad del próximo marzo y parece que la crisis no le va a afectar. También el hecho de que los avezados productores ofrecen precios especiales a quienes compren los mejores asientos, en cuyo caso cada butaca puede llegar a los 225 dólares. Scott Rudin es el genio detrás del invento, que ya utilizó en la victoriosa «The Book of Mormon». Esto es lo que ha hecho erigirse en el viajante en el triunfador de la semana… tan sólo con siete días de interpretaciones.

Entre dramas, comedias y musicales, Broadway ha hecho una caja total de 20 millones de dólares, beneficiándose de un largo fin de semana de vacaciones familiares por el cierre de los colegios, medio millón más que durante el mismo período el año anterior. ¿Quién dijo crisis?