LA HISTORIA DE UNA DESBORDANTE PASIÓN IRREPRIMIBLE DURANTE LAS JORNADAS DEL PROCESO DE BURGOS EN 1971

«Luna caliente» narra el regreso de Juan a su ciudad natal en los días del Proceso de Burgos en 1971, donde el encuentro con Ramona, una adolescente de dieciséis años llena de sensualidad, lo lleva a vivir un apasionamiento desbordante que escapa a lo racional. Juan es el personaje principal de la película. Es un poeta burgalés que ha logrado salir de España para ejercer un cargo oficial en la Unesco y regresa con la excusa de unas vacaciones. Sin embargo, a pesar de su nivel intelectual, se ve envuelto en una pasión descontrolada con Ramona, la hija de un médico amigo. Dejándose llevar por la sensualidad de ella y su propia «animalidad”, pierde el control y la viola. Vicente Aranda adapta la novela homónima del argentino Mempo Giardinelli trasladando la acción a la España franquista.
Vicente Aranda ha dicho en Valladolid que su objetivo, más que satisfacer los gustos de los asistentes a la proyección, es «volver más inteligente al público”, quizás, también justificar actitudes pasadas difícilmente comprendidas en la actualidad.
La reflexión de Vicente Aranda se extiende al impacto que supuso hace más de treinta años el apoyo de la población española a los terroristas procesados: «Soy consciente de que la percepción sobre ETA ha cambiado desde entonces acá. Puede resultar paradójico que se hable de una ETA alabada por los intelectuales del momento y vituperada por los intelectuales de ahora. Se trata de un hecho histórico incontestable, y lo más que se puede hacer es dejar claro qué razones existían en aquel momento para que las cosas fuesen así”, ha justificado el director