EL CERTAMEN SUIZO, DEL 6 AL 16 DE AGOSTO, PROYECTARÁ SUS TRES LARGOMETRAJES Y SUS CORTOS Y MEDIOMETRAJES Y CELEBRARÁ UN DEBATE SOBRE SU OBRA

Víctor Erice nació en Carranza (Vizcaya) en 1940. Con pocos meses se trasladó con su familia a San Sebastián, donde vivió hasta los diecisiete años. Tras acabar el bachillerato se afincó en Madrid, donde estudia Ciencias Políticas y Derecho y después cine en el Instituto de investigaciones y experiencias cinematográficas (1961). Con sus primeros proyectos cinematográficos hace crítica de cine en publicaciones como Cuadernos de Arte y pensamiento o Nuestro cine. También trabaja en diversos oficios cinematográficos, como de guionista para Miguel Picazo, en «Oscuros sueños de agosto» y para Antonio Eceiza «El próximo otoño» y como actor en «Antoñito vuelve a casa», de Manuel Revuelta.

En 1963 su proyecto de fin de carrera, el mediometraje «Los días perdidos», representa a la Escuela Cinematográfica Española en el XI Festival Cinematográfico de San Sebastián, durante los Encuentros Internacionales de escuelas de cine. En 1969 participa con un segmento en el largometraje colectivo «Los desafíos», junto a Claudio Guerín y José Luis Egea, con participación de Rafael Azcona en el guion.

En 1973 realiza su primera película en solitario: «El espíritu de la colmena», escrita junto al crítico y guionista Ángel Fernández Santos. El filme estuvo protagonizado por Fernando Fernán Gómez y supuso el debut de la actriz Ana Torrent, y obtuvo la Concha de Oro del Festival cine de San Sebastián, recibió el Hugo de Plata en el festival de Chicago y fue reestrenada en 2004.

Más adelante conocerá a la escritora Adelaida García Morales, con la cual mantendrá una relación de pareja durante varios años, que en lo artístico dará como resultado «El sur» (1982), película basada en un relato de ésta publicado en la editorial Anagrama con Iciar Bollain, Omero Antonutti y Rafaela Aparicio en los papeles principales. Este segundo largometraje de Erice no pudo filmarse en su totalidad debido a la interrupción del proyecto por parte del productor Elías Querejeta, que argumentó que con lo rodado existía material suficiente para una buena historia, y en poco tiempo se preparó un montaje de la película. Para Erice, los motivos de Querejeta fueron económicos, y la obra debe considerarse como incompleta.

Tras la película, Erice vuelve a la dirección de televisión y publicidad y dirige el doblaje de la película «El último emperador», de Bernardo Bertolucci.

Su tercer y último largometraje hasta la fecha es «El sol del membrillo» (1992), un retrato documental del pintor realista Antonio López, que fue premiada en Cannes.

En 1994, Erice recibe el encargo de Andrés Vicente Gómez para realizar «La promesa de Shanghai», una adaptación de la novela «El Embrujo de Shanghai» de Juan Marsé, realizando hasta diez versiones del guión, cuya versión definitiva recibió no solo la aprobación sino el entusiasmo del novelista barcelonés. El proyecto, que contemplaba una duración de tres horas, no convenció al productor, que impuso un recorte de cuarenta minutos al texto. Erice aceptó, y con el visto bueno de la productora, se preparó en 1998 un plan de rodaje en el que se llegó a abordar al actor Fernando Fernán Gómez para uno de los papeles.

El proyecto, interrumpido de súbito por la productora, de nuevo por motivos de financiación, fue a parar a manos de Fernando Trueba, que realizó la película en 2002, y el guion de Erice (no utilizado por Trueba) finalmente encontró una salida editorial.
En 1995 participa en el largometraje colectivo «Celebrate Cinema 101», producido en Japón por Miyaoka Hideyuki, con un corto documental rodado en video de forma improvisada y titulado «Preguntas al atardecer». En esta película aportan cortos también directores como Jonas Mekas, Marco Bellocchio, Robert Kramer, Kaname Oda y Aleksandr Sokúrov. A finales de los años noventa, Erice funda Nautilus films, su propia productora, con la que llevará a cabo toda su obra posterior.

Su cortometraje «Alumbramiento», con una duración de diez minutos, formó parte del proyecto titulado «Ten minutes older: the trumpet», film colectivo producido por Nicholas McClintock y en el que intervienen otros doce cineastas (Jim Jarmusch, Aki Kaurismaki, Jean-Luc Godard, Bernardo Bertolucci, Wim Wenders o Chen Kaige, entre otros), cada uno de los cuales ha rodado un episodio de diez minutos. Esta obra no llegó a estrenarse en las salas españolas por problemas de distribución, aunque sí en festivales.

Con un equipo de producción limitado realiza «La Morte Rouge», para la exposición de Barcelona «Erice – Kiarostami. Correspondències», en la que intercambia diez videocartas con Abbas Kiarostami entre 2005 y 2007. Hasta el momento, la exposición se ha podido ver en Barcelona, Madrid, París, Melbourne, México y Buenos Aires (como parte de la exposición conjunta «Todas las cartas») y ha inspirado otras correspondencias entre directores.

En 2008 participa en el documental «Un lugar en el cine», de Alberto Morais, junto a Theo Angelopoulos, Tonino Guerra, Ninetto Davoli y Nico Naldini. Todos ellos tratan del compromiso y la resistencia de los realizadores europeos, con Pier Paolo Pasolini como ejemplo principal.

En 2010 se presenta la película documental «París-Madrid, idas y vueltas», dirigida por Alain Bergala, sobre su trayectoria cinematográfica. Esta obra forma parte de la serie biográfica francesa «Cineastas de nuestro tiempo».

En 2011 se anuncia la producción de un film colectivo dedicado a las víctimas del desastre de Fukushima de marzo de 2011. La película, titulada «3.11, a sense of home», producida por Naomi Kawase, incorpora un cortometraje de Víctor Erice de tres minutos, junto a otros de Ariel Rotter, Jia Zhangke, el tailandés Apichatpong Weerasethakul, y los japoneses Kaori Momoi y Toyoko Yamasaki. El trabajo de Erice, titulado «Ana, tres minutos», transcurre el día 6 de agosto de 2011 (66 aniversario del lanzamiento de la primera bomba atómica) y lo protagoniza Ana Torrent. Este film ha sido proyectado en más de veinte festivales en todo el planeta.

Con la celebración de la capitalidad europea de la ciudad de Guimarães en 2012, una serie de realizadores participan en una nueva película episódica con el título de «Centro histórico». Erice dirige uno de los mediometrajes, en el que también colaboran Aki Kaurismäki y los portugueses Pedro Costa y Manoel de Oliveira. La cinta trata de «la cuestión central de la memoria histórica». Su episodio, titulado «Cristales rotos», de media hora de duración, explora Rio Vizela, una de las mayores fábricales textiles de Europa, cerrada en 2002, y las vidas de los trabajadores que pasaron por ella.