La actriz estrena en el reino unido su primera película en inglés

¿Es María Valverde la nueva Penélope Cruz?, se preguntan en el popularísimo diario «The Daily Mail». La actriz, en una estupenda entrevista de Charlotte Methven, no sólo lo niega sino que demuestra que tiene sus propios, nada acomplejados y muy ambiciosos planes.

María (Madrid, 1987) ha rodado junto a la sensual Eva Green («Dreamers», de Bernardo Bertolucci, «Casino Ryale», el antepnúltimo Bond de Daniel Craig) el film «Cracks» (rodada en Irlanda y dirigida por Jordan Scott, hija de sir Ridley) , ubicado en los años 30 del pasado siglo y en un internado inglés, «Santa Matilda», interpretando a una sofisticada y exótica aristócrata, Fiamma, que seduce a la gobernanta y a las internas por partes iguales. Es su primera película rodada en la lengua de la Corte de San Jaime y la madrieña está dispuesta a convertirse en un fenómeno global, como el calentamiento de la tierra.

«Cracks» está basada en la novela de 1999 de Sheila Kohler y es un relato oscuro y perturbador, algo que le atrajo tanto a María, que logró el rol solamente con una única audición, pese a sus iniciales problemas con el inglés. El film explora la complicada naturaleza de las relaciones entre adolescentes internadas en un estrictísimo internado sito en el medio de la nada y regido por una represiva dama, Miss G (Green). Hay una escena lésbica con la seductora Vesper Lynd de Bond» y Valverde disfrutó «por la enorme profesionalidad y tacto de Eva».

En la estupenda entrevista en el diario británico, María explica que su vocación interpretativa surgió en la madrileña plaza del Callao, cuando vió los entonces enormes pósters de las películas que se mostraban en los hoy cerrados cines, los señaló a su madre y le dijo premonitoriamente: «Un día quiero estar ahí». Sin preparación dramática, una Valverde de apenas 16 años ganó un Goya a la actriz revelación con «La flaqueza del bolchevique», un film «nabokoviano» de Manuel Martín Cuenca en el que era la «Lolita» María que seducía a LuisTosar. En la honesta entrevista, María cuenta de su vida independiente en su piso en Madrid junto a su perro, un golden retriever, su vida normal callejeando con sus amigos y su tiempo libre ayudando a su madre, una profesora para niños discapacitados mentales, una vocación que dice ser su «Plan B», si todo va mal en el cine.

No parece que ésto vaya a ocurrir. María tiene todavía que estrenar «La mula», una película ubicada en la guerra civil española de rodaje complicadísimo y que sufrió el abandono de du director y productor, Michael Radford, una semana antes de finalizar. Y ya en preproducción, la comedia «El sexo de los ángeles», de Xavier Villaverde. María es también el rostro de una línea de moda española de corte bohemio, «Hoss Intropia» (Intropia significa ambición), aunque confiesa no sentir interés por la moda, con la excepción de los extravagantes diseños del hispano-francés John Galliano. Su actriz favorita es Kate Winslet, una de sus películas favoritas es «¡Olvídate de mí!» y declara tajante: «Estoy lista para Hollywood».